01 abril 2016

Pascua Familiar de CVX-Sagrada Familia (Barcelona)

CAN SANS 2016
 
Desde el Jueves Santo hasta el Domingo de Resurrección la comunidad de CVX Sagrada Familia nos encontramos en la Casa de Colonias Can Sans (Viladasens, Girona) para celebrar el triduo Pascual y salir renovados en la Vigilia de Resurrección.
 
El Jueves celebramos los oficios. Los más pequeños tenían actividades adaptadas para ellos. En la celebración, como es costumbre, se lavaron los pies a los/as niños/as que este año recibirán la primera comunión, también a los jóvenes que se confirmarán y a varios miembros de la comunidad. Cuando se acabó la celebración se procedió a la oración personal. A la entrada de la noche acompañamos al Santísimo meditando y haciendo nuestra la oración del huerto.
 
El Viernes por la mañana, Pep Baquer sj nos ofreció unos textos sobre el Cristo quebrantado, el grano de trigo que muere, el vino como unión con la vida y, para acabar, “los brazos del Cristo sin brazos”. A media mañana ofrecimos un Vía Crucis innovador, donde la cruz estaba en el centro y nosotros dábamos la vuelta en torno a ella. Las estaciones eran introducidas por unas palabras que recordaban la vida pública de Jesús, una breve reflexión de Pagola, el texto del Evangelio y un símbolo realizado por los más pequeños. Por la tarde celebramos La Pasión del Señor unido al sufrimiento humano de los refugiados. Acabamos el día con la adoración de la cruz, de una forma austera y profunda.
 
El Sábado realizamos una excursión, llegamos a la Ermita de San Mer y comimos en contacto con la naturaleza. Los más pequeños hicieron fotos a lo que ellos reconocían como “signos de vida” para ofrecerlos en la Vigilia Pascual. Por la tarde, nuestros niños/as hicieron y decoraron las monas en los talleres, mientras los más pequeños hicieron y decoraron unas velas para la vigilia. En la celebración, junto al cirio Pascual, llevamos otro cirio que representa la unión especial con la CVX Lituana. Fue una celebración comunitaria muy gozosa y llena de Luz.


El Domingo todos recogíamos, hacíamos las maletas y mochilas mientras los más pequeños de la comunidad esperaban el momento estrella: “La búsqueda de los huevos de chocolate”.
 
De regreso a nuestros hogares llevábamos en nuestros corazones todo lo vivido, todo lo orado, tanta vida compartida. El espíritu del Resucitado nos acompaña en nuestras misiones, en nuestra cotidianidad. Damos gracias a Dios por tanto bien recibido.
 
Trini Gadea y Juanma Montoro
CVX- Sagrada Familia (Barcelona)