26 septiembre 2016

Reuniones del Equipo de Formación CVX-E en Valladolid y Bilbao

Sábado 17 de septiembre 2016. El Equipo de Formación CVX-España ha estado en Valladolid y Bilbao.
 
-Valladolid: Como uno de los frutos de la Formación de Formadores Guías celebrada en Madrid el curso pasado, Encuentro de los Formadores Guías de Castilla. Acuden compañeros y compañeras de las comunidades de Burgos, Salamanca, Valladolid y Madrid.
 
-Bilbao: Primera sesión de la Formación de Formadores Guías que este curso se impartirá en esta ciudad para compañeros y compañeras de las comunidades de A Coruña, Vanguardia y Covadonga (Gijón) y Oviedo; Pamplona, Donosti, Arrupe-Elkartea y comunidades de Zaragoza.


Ayudando a construir un Cuerpo Apostólico asentado sobre roca.
 
Siempre unidos en la Misión.
 
José Antonio Suffo
Equipo de Formación CVX-España

25 septiembre 2016

De Mambré a Nador… Somos tierra de acogida

Desde hace tres años paso parte de mis vacaciones de verano en Nador, una ciudad del norte de Marruecos próxima a la frontera con Melilla, para ayudar “en lo que puedo” al Equipo de la Delegación de Migraciones de la Iglesia Católica de Tánger. Este año podría pensarse que era otro verano más que me disponía  para hacer voluntariado con los inmigrantes subsaharianos que esperan en los montes cercanos a la frontera para pasar a España, bien saltando la valla o bien cruzando en patera hacia la Península.
 
Pero no, este verano mi sentir era distinto, pues desde hacía un mes estaba conviviendo con tres subsaharianos (uno de Camerún y dos de Costa de Marfil), en Mambré, en la casa que la Compañía de Jesús nos ha cedido a la Comunidad de CVX de Sevilla. Ellos me habían contado, otras veces he intuido, lo duro que había sido la vida en los montes de  Marruecos hasta pasar a Melilla y en Ceuta. También por el voluntariado que realizo en Villa Teresita conocía lo que las mujeres subsaharianas sufren en estos montes hasta cruzar en barco o en patera a España y luego lo que les espera en la Península hasta terminar de “pagar la deuda” que contraen con las mafias que las traen engañadas, prometiéndoles que aquí van a encontrar un trabajo digno. Pero este verano ha sido diferente porque lo he vivido con el corazón y la mirada en Nador  y las tripas y la cabeza en Mambré, la casa de acogida.
 
Como médico he intentado poner mi granito de arena ayudando en la valoración de las personas que malviven escondidas en los bosques, y nos llaman al teléfono de la Delegación de Migraciones  por motivos de salud. Allí trabajan una religiosa Hermana de la Caridad, una Franciscana Misionera y un jesuita. Desde un dolor de muelas, pasando por una diarrea por las condiciones antihigiénicas del agua que beben, hasta una mujer embarazada que se pone de parto, o un niño al que le toca vacunarse según el calendario… sin olvidar los múltiples casos de sarna que hay o problemas respiratorios en personas asmáticas, dolores musculares, articulares por los golpes y caídas que a veces sufren en las largas caminatas que hacen para bajar desde los campamentos a las pequeñas aldeas para recoger algo de comida y agua para seguir viviendo.
 
También he estado en la Darhería, la casa “de los que nadie quiere”, acompañando a personas con discapacidad física y psíquica que no tienen familia o que su familia no los puede atender y son acogidos en esta casa y atendidos, acompañados por personal contratado por el gobierno de Marruecos y dos Hermanas de la Caridad españolas. Allí se les asea, se les da de comer, en ocasiones salen a la calle, los que físicamente pueden, y se les ayuda a vivir lo más dignamente posible a pesar de que, a veces, es escasa la relación que mantienen con lo que les rodea.
 
Otro lugar especial, bendecido por Dios y donde me he encontrado con los pequeños y los preferidos del Señor, fue en la Casa de la Solidaridad, casa de acogida también. Seis habitaciones construidas en la parte baja de la Delegación de Migraciones destinadas a albergar a los subsaharianos con problemas de salud que ya no precisan estar hospitalizados pero que, dadas sus condiciones, no pueden volver a los bosques y que son atendidos por Franciscanas Misioneras. A veces son los hombres que se recuperan de sus heridas y fracturas tras intentan saltar la valla y son golpeados por la policía y también las mujeres que han dado a luz o han abortado, muchas veces  por las condiciones de dureza en las que viven. También he visto este año casos de SIDA avanzado, amputaciones por problemas de riego vascular, curas de heridas complicadas.
 
Y finalmente el comedor de los niños de la calle, atendido por la Esclavas de la Virgen Niña lugar de acogida también para niños cuyas familias tienen muchísimos problemas económicos, y en ocasiones estos pequeños piden por las calles, para poder llevar algo de comida a casa. Allí se prepara comida para dos turnos de niños, se les da un pequeño bocadillo para la noche y se pasa un rato con ellos de juegos, canciones y dinámicas que les ayuden a dar un poco de alegría y gozo a sus vidas…
 
Y todo esto acompañado por la vida en comunidad con otros dos voluntarios: Luisa de Lérida, profesora de primaria y Jorge de Granada, voluntario en Cruz Roja y dedicado a acoger a los subsaharianos que llegan en pateras a las costas de Motril. Y los jesuitas que estaban ahora por allí: Rafa Yuste, el superior de la Comunidad de Nador, Yeison de EE.UU. y Alberto Ares responsable de la Acción Social de la Compañía de Jesús.Todos compartiendo vida comunitaria y los quehaceres del hogar, movidos por un mismo Espíritu para animar a los inmigrantes de la Casa de la Solidaridad en la recuperación de sus heridas y darles motivos de esperanza, y cada uno desde una perspectiva distinta, compartiendo sentimientos,  que han enriquecido al resto del grupo y que nos han hecho también superar momentos de tristeza y desesperanza ante tanto sufrimiento humano.
 
Y todos sintiéndonos tierra de acogida; lugar donde cada uno pone lo que es y deja aún lado lo que tiene, donde no se juzga sino se vive la misericordia y el gozo de ser hijos de Dios, un Dios único (aunque llamado de diferentes formas) que se muestra en los más humildes, los sencillos, los que vienen de fuera, los que nadie quiere y que sale a nuestro encuentro en el día a día, en cada momento y lugar siempre que tengamos una mirada distinta para reconocerlo en los más pequeños… en los preferidos de Dios.
 
Y por eso ahora, metida ya en el día a día de mi trabajo, reuniones, voluntariado, vida en Mambré, lo veo como un continuar caminando por la vida en un mismo tiempo, lugar, espacio sin distinción entre lo que es vida familiar, trabajo, acción social sino un implicarse en la vida, de manera algo distinta pensando más en el dar, compartiendo debilidades, sin juzgar porque todos somos frágiles y sintiéndome siempre TIERRA DE ACOGIDA.
 
Ana Sáenz de Santa María Rodríguez, CVX Sevilla
 
Publicado en el blog de CVX Sevilla:

24 septiembre 2016

Artículo en entreParéntesis: “A todos nos falta alguna tecla”

Fernando Vidal, de CVX-Galilea, reflexiona a partir de una anécdota de Andrés Trapiello en el Rastro de Madrid con una máquina de escribir rota.
 
Todos somos máquinas de escribir a las que les falta alguna tecla pero si nos juntamos escribiremos palabras cuyas letras aún no están en el abecedario.
 
El escritor Andrés Trapiello contó en una conferencia en la Fundación Juan March una anécdota que me hizo pensar. Estaba con unos amigos en El Rastro de Madrid –posiblemente el mercado callejero más grande y vivaz del mundo- y vieron a un hombre que vendía una máquina de escribir rota. Se acercaron al hombre y le preguntaron cuánto costaba. Al decir el precio les pareció caro y comenzaron a negociar con el vendedor aprovechando que le faltaban varias teclas. El hombre defendía su producto. -Sí, le faltan algunas teclas pero aún se pueden escribir muchas palabras con ella-, decía. Trapiello finalmente no la compró pero luego se arrepintió porque, concluía, a fin de cuentas, a todos nos falta alguna tecla.
 
Efectivamente, a todos nos falta alguna tecla y pese a ello somos capaces de decir todavía muchas palabras. Algunas palabras nos cuesta decirlas: “te quiero”, “compartamos”, “toma”, “no puedo”, “me duele”, “no sé”, “necesito”, “unámonos”, etc. Nos faltan teclas. Aquella máquina de escribir de El Rastro no tenía la “i”, la “t”, la “r” ni la “q”. A nosotros nos faltan también teclas. A cada uno, unas diferentes. Quizás nos falta la tecla “perdón”, está rota la tecla “gracias” o sólo tenemos la mitad de la tecla “consenso”. Pero aún podemos escribir muchas palabras, pese a nuestras limitaciones.
 
En política, en educación, en el trabajo social o en la Iglesia, podemos escribir mucho a pesar de que algunas palabras aún no somos capaces de pronunciarlas. En vez de “reconciliación” escribimos “y tú peor”; en vez de “servicio” ponemos “a cambio de qué” o cuando queremos escribir “profundidad” sólo tenemos teclas para que se lea “distracción”. Nos pasa constantemente. Nadie tiene todas las letras.
 
Todos somos máquinas de escribir rotas y tenemos que aprender a vivir con nuestras limitaciones. Los participantes en los Juegos Paralímpicos pueden ser nuestros maestros. Una  persona sin brazos juega al ping pong con la raqueta en la boca. Otra persona ciega bate los récords de lanzamiento de disco. Otra sin piernas salta ocho metros. Muchos otros ejemplos los encontramos entre la gente que sufre la exclusión social. Una persona sin hogar tras treinta años de calle sin contacto con su familia consigue un piso y lo primero que hace es llamar a su madre para que vaya a cenar a su nuevo hogar. Una mujer prostituida logra liberarse, recobra la confianza en los hombres y se enamora. Y otros muchos ejemplos están a nuestro alrededor. Un político que puede perder votos prefiere apostar por el consenso. Un arquitecto al que pueden despedir se niega a firmar un contrato amañado en un ayuntamiento. Un alumno en el que varios colegios han fracasado gana un premio literario. Si a nuestro mundo nos faltan letras, pidámoselas prestadas a ellos, a los que supieron perder y aprender.
 
Podríamos resignarnos a no poder pronunciar algunas palabras. Podríamos caer en el pesimismo y pensar que nuestras sociedades nunca lograrán escribir en la realidad la palabra “Solidaridad”, “Justicia”, “Sostenibilidad”, “Sabiduría”, “Confianza” o “Bien Común”. ¡¡Cuántas teclas le faltan a nuestra sociedad para poder escribirlas bien!!
 
Pero podemos hacer algo incluso mejor que tratar infructuosamente de tener cada uno todas las teclas. A mí me faltan unas teclas y a ti otras cuantas pero si juntamos nuestros teclados, podemos escribirlas todas. Todos somos máquinas de escribir rotas pero juntos descubriremos palabras cuyas letras aún no están en el abecedario.
 

23 septiembre 2016

Voluntarios de Claver y CVX iniciaron en verano visitas semanales al CIE de Tarifa

Luego de un tiempo de coordinación con otras entidades, como parte de nuestra labor en el ámbito de fronteras, hemos iniciado las visitas periódicas al Centro de Internamiento de Extranjeros con voluntarios de CVX Sevilla y Jerez. Este tiempo ha sido de toma de contacto, especialmente para hacer presencia y acompañar a las personas que se encuentran en Tarifa. Las actividades desarrolladas son clases de español a través de voluntarios de Claver en coordinación con el Secretariado de Migraciones de Cádiz.
 
Recordamos que nuestro objetivo es acompañar a las personas internas durante su estancia en el Centro, orientarles en aquellas gestiones no cubiertas por los servicios del CIE, ofrecerles recursos formativos y promover el cumplimiento efectivo de sus derechos. Esta tarea se encuentra en consonancia con el Servicio Jesuita a Migrantes.
 
Extraído de página web de la Asociación Claver:

22 septiembre 2016

Amigos y compañeros de Mambré y Nazaret compartieron la Fiesta del Sacrificio

El domingo 11 de septiembre, musulmanes de todo el mundo celebraron el Eid al-Adha, la Fiesta del Sacrificio, solemnidad mayor del Islam que pone fin al Hajj o Gran Peregrinaje. Con la Fiesta del Cordero o Tabaka, como también es conocida, los fieles musulmanes rememoran y celebran la misericordia del Dios de Abraham -Ibrahim, en la tradición islámica- ante la prueba de su fidelidad.
 

Con motivo de su celebración, un nutrido grupo de personas -entre participantes, colaboradores, familiares y amigos- de los proyectos Nazaret, de Cáritas Diocesana de Sevilla, y Mambré, de CVX Sevilla, acogieron ayer la invitación de los participantes musulmanes de ambos proyectos, que quisieron compartir fraternalmente con los compañeros y amigos este momento importante de su experiencia de fe. El acto contó también con la participación de miembros de Espacios Berakah.
 
El encuentro, apoyado conjuntamente por ambos proyectos, tuvo lugar en la Casa Mambré, con palabras de bienvenida que fueron pronunciadas por Inmaculada Mercado, voluntaria responsable del proyecto Nazaret y de la casa anfitriona, y por José Antonio Delgado, responsable técnico del proyecto Nazaret. Ambos recordaron el sentido y el compromiso de los proyectos con la hospitalidad, el acompañamiento y los derechos de las personas migrantes.
 
El agradable y tranquilo ambiente de convivencia que se disfrutó durante todo el encuentro, fue respaldado por Abou Traore y Moctar Diawara, participantes de Mambré y Nazaret respectivamente, que se ocuparon de una parte más formal en la que explicaron a los asistentes el significado, los momentos y la liturgia tradicional de la celebración. Con ello se dio paso, ya bien entrada la noche, a una parte más festiva en la que los asistentes pudieron degustar algunos platos típicos tradicionales de la fiesta, como asado de cordero y cous-cous, elaborados por los residentes en los proyectos, para finalizar con una animada sesión de cantes y bailes africanos.
 
 
El proyecto Nazaret de Cáritas Diocesana trabaja desde hace años en el acompañamiento a personas migrantes, mediante acciones de acogida, formación e inserción. Por su parte, la Casa Mambré, inaugurada el pasado mes de mayo como proyecto de hospitalidad y acogida, es un proyecto de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) en Sevilla. Ambos proyectos, que colaboran estrechamente, son expresiones del compromiso de la comunidad cristiana con los derechos y la dignidad de las personas migrantes.
 

21 septiembre 2016

“Vulnerables vulnerabilizados”, Informe del SJM sobre los CIE en España 2015

El SJME ha presentado recientemente el informe del año 2015 acerca de los Centros de Internamiento de Extranjeros en España.
 
Este informe recoge las cifras relativas a expulsiones y devoluciones de personas extranjeras; tipologías de los internamientos acordados en España; expulsiones realizadas desde CIE; ciudadanos de la Unión Europea internados en CIE; personas internadas desagregadas por sexo y CIE; menores identificados en los diferentes CIE de España, etc. Algunas de las cifras que se expresan es la primera vez que salen a la luz pública.
 
Asimismo, se da un repaso a la actividad realizada en los tres CIE (Barcelona, Madrid y Valencia) en los que interviene directamente el SJME a través de sus equipos de voluntarios, y en la que prima un carácter cualitativo, por el sentido de acompañamiento a la persona interna, frente al carácter cuantitativo.
 
 

20 septiembre 2016

Artículo en entreParéntesis: “Ética y espiritualidades”

Juan Antonio Senent, de CVX Sevilla, escribe sobre cómo la perspectiva ética debe mantener una distancia crítica que discierna las prácticas que surgen del campo religioso.
 
Las distintas espiritualidades de las tradiciones religiosas han orientado el sentido moral de los sujetos inmersos en esas tradiciones. Sin embargo, la perspectiva ética que incluye la posibilidad de crítica religiosa mantiene una cierta distancia con los modos de realización animados por la propia experiencia religiosa. No son perspectivas desconectadas en su ejercicio, incluso la trascendencia religiosa y en particular una vida futura más allá de la historia, se puede entender como una posibilidad última de rehabilitación para el inocente o el injustamente tratado en este mundo. Pero aunque haya correlaciones entre la ética y las tradiciones espirituales y religiosas, la perspectiva ética debe mantener una distancia crítica que le posibilite un cierto discernimiento de las prácticas que surgen del campo religioso.
 
La ética tiene en las realizaciones visibles y en el arraigo en este mundo su piedra de toque. La espiritualidad puede servir para una permanente invitación a una apertura del horizonte, incluido un horizonte transhistórico. La animación de la reconstrucción histórica de las relaciones humanas y con la creación, en suma, el cuidado de este mundo es la casa de la ética. La historia, en lo que tiene de apertura, de comenzar de nuevo aunque no de cero buscando realizar nuevas y mejores posibilidades, es el campo donde la perspectiva ética se despliega. Para una real apertura de la historia a mejores realizaciones que no se conformen con la repetición mecánica de lo mismo, es preciso la imaginación de otro mundo en este mundo. Un cierto “desdoble” que profundice en lo real más allá de sus apariencias habituales. Esta otra conexión, empática, compasiva y esperanzada puede ser potenciada por la experiencia espiritual. Pero a su vez, una absoluta trascendencia frente al mundo que mueva a su abandono, desprecio o sacrificio puede ser también una fuente de peligro.
 
Si bien pueden la ética y las espiritualidades pueden ir de la mano, también pueden oponerse y destruirse. El otro mundo prometido, esperado o imaginado más pleno y justo puede ser también una distorsión para este mundo de aquí cuando implica su desprecio por razones religiosas. Aquí el desvarío en el campo religioso acecha en unos y otros lugares. Por ello, una ética arraigada y comprometida con la conservación y el mejoramiento de este mundo puede ser un lugar de encuentro entre tradiciones religiosas y seculares que no renuncian al diálogo mutuamente enriquecedor pero tampoco a la cautela y sospecha con respecto a la otra perspectiva. Por ello, no deben prescindir una de la otra adoptando una vana autosuficiencia.
 
Uno de los campos problemáticos es el respeto a la vida de la creación y de los otros como un límite que no se debe rebasar. La perspectiva religiosa acerca de un juicio final que destruya la corrupción de este mundo e instaure un nuevo mundo totalmente otro; o que ofrezca la promesa de cumplimiento y realización plena en otra vida, en particular para los justos o fieles está sujeta a desvaríos en el campo religioso. Pongamos un ejemplo.
 
La espera de un juicio divino aniquilador de este mundo corrupto, puede dar lugar a la complacencia o connivencia con la destrucción de la creación. Mientras más signos de males sociales y naturales estén presentes, con más clarividencia se podría esperar el advenimiento de la justicia divina. Esta es aquí una justicia justiciera, que se complace en la aniquilación general y preserva a los pocos elegidos. Podría ser un caso que se da en el seno de fundamentalismo cristiano promovido por algunos sectores de iglesias cristianas en EE. UU. En esta línea, Hal Lindsey, en su obra La agonía del gran planeta tierra nos ofrece esta perspectiva inspirada en una lectura fundamentalista del Apocalipsis, capítulo 16, como manifestación de Dios en un Harmaguedón, donde se revela la ira y la justicia divina. Las crisis sociales y ecológicas, o la posibilidad de una destrucción atómica de la Tierra son signos de este advenimiento esperado: “Cuando la batalla de Harmaguedón llegue a su temible culminación y parezca ya que toda existencia terrena va a quedar destruida, en ese mismo momento aparecerá el Señor Jesucristo y evitará la aniquilación total. A medida que la historia se apresura hacia ese momento, permítame el lector hacerle unas preguntas. ¿Siente miedo, o esperanza de liberación? La contestación que usted dé a esta pregunta determinará su condición espiritual”.
 
Lindsey, pues, pone en el lado de los justos o elegidos aquellos que contemplan la destrucción extrema de este mundo con una fe que ha abandonado ya el cuidado de este mundo. ¿Es eso justo?, ¿y santo?
 

19 septiembre 2016

CVX Tenerife celebra y dice ‘hasta luego’ a Pedro Cambreleng SJ

En unos días, Pedro Cambreleng SJ marcha a Salamanca para el nuevo destino al que le envía la Compañía de Jesús. El pasado sábado, 10 de septiembre, en la Casa Manresa, en Tacoronte, la CVX de Tenerife le brindó una cordial, orante y festiva despedida.
 
Hace 26 años, en julio, en Imada, aldea de Alejeró, en la isla de La Gomera, Pedro Cambreleng SJ tuvo su primer encuentro con la comunidad de CVX de Tenerife, nacida de la experiencia del Grupo Universitario Anchieta y los Campos de Trabajo para Universitarios. Llegó con su mochila al hombro. Tuvo una adaptación enriquecedora: pasó de ser el maestro de novicios de los jesuitas de Andalucía y Canarias a acompañar a un grupo de universitarias y universitarios de La Laguna en Tenerife. Pedro Cambreleng ayudó a la maduración de la comunidad proporcionando oportunidades para la experiencia de los Ejercicios Espirituales y para otras formaciones. Acompañó en el discernimiento sobre el Proyecto Apostólico y propició el encuentro con el mundo de las prisiones.
 
En la jornada del sábado, los recuerdos, las risas, la eucaristía, el almuerzo. La CVX de Tenerife se siente parte del envío a Pedro Cambreleng SJ y lo celebra con agradecimiento: buena nueva etapa en Salamanca. A disfrutarlo.
 
Publicado en InfoSJ:

18 septiembre 2016

Nueva temporada de Periferias, los domingos a las 13H

El programa “Periferias” arranca hoy domingo 18 de septiembre una nueva temporada. El espacio dirigido y presentado por Ana Medina, compañera de la CVX en Málaga, regresa a la parrilla de 13tv con nuevo horario, los domingos a las 13H, después de la Santa Misa. Esta no será la única novedad. El espacio de actualidad estrena una nueva sección en la que, cada semana, “Periferias” se acercará a la labor de las diócesis para ser su altavoz. Mallorca, Madrid y Sigüenza serán los primeros escenarios. Junto a las novedades, se mantienen las entrevistas en profundidad que ayudan a reflexionar sobre diferentes aspectos.

El primer programa estará dedicado a la figura, la labor y la canonización de la Madre Teresa de Calcuta con la presencia en plató de José María Calderón, delegado de Misiones de la Archidiócesis de Madrid y capellán de las Misioneras de la Caridad. Calderón relatará su viaje este verano a una de las casas que la Congregación de la Madre Teresa tiene en Ghana para conocer de primera mano la labor que las Misioneras de la Caridad realizan hoy en día y descubrir cómo ha impulsado su misión la canonización de la Madre Teresa el pasado 4 de septiembre.
 
Por último, en el repaso a la actualidad, “Periferias” recordará la Santa Misa celebrada por el Papa Francisco en recuerdo del Padre Jacques Hamel y los nuevos documentos presentados por la Biblioteca de Autores Cristianos en un acto presidido por el máximo responsable de la Conferencia Episcopal, D. Ricardo Blázquez.
 
 

17 septiembre 2016

Un vídeo que no nos deja olvidar: “Rescatemos #NuestroMediterráneo”

El Equipo Migraciones de CVX España difunde el vídeo realizado por CEAR, que tras un año de la muerte de Aylan, nos sigue recordando el drama que se sigue viviendo en el Mediterráneo.
 
Un año después la Unión Europea sigue sin ofrecer otra alternativa a las personas que huyen de la guerra y que tienen que jugarse la vida en el mar emprendiendo una travesía mortal. Desde entonces, se calcula que más de 400 niños y niñas habrían perdido la vida en el Mediterráneo.
 
Serrat denuncia a través de sus propias palabras que el Mediterráneo de hoy, “donde las gentes se dejan la vida tratando de ponerla a salvo de la guerra”, queda “muy lejos” del que inspiró su canción.
 
Sólo desde el clamor de nuestra sociedad recuperemos ese mar, aquel de vida, de unión entre los pueblos, de convivencia y de esperanza, donde los niños juegan en paz. El Mediterráneo que inspiró al cantautor.
 

16 septiembre 2016

Gracias por enseñarme a vivir

Irene García, de CVX Gran Canaria, comparte esta reflexión a partir de su visita a Honduras.
 
De vuelta de Honduras: mes intenso, mochila aliviada de cargas y rellena de vivencias y encuentros.
 
Contraste de sentimientos:
 
* Dolor, pobreza, tristeza, miedo, maltrato, desigualdad, abandono, violencia, desprotección y muerte...
 
Que desde la mirada y el hacer de ACOES (Asociación, colaboración y esfuerzo: ONG), se tornan en:
 
* Entrega sin límites, valentía, unidad, soñar, darse, familia, abrazos, amigos, radicalidad, Evangelio, humildad, fe, renuncia, aprender, compartir, humanidad, amor, esperanza...
 



1000 GRACIAS amigos catrachos por enseñarme a VIVIR.
 

15 septiembre 2016

Un Encuentro Europeo entre Consejos de CVX de Francia y España en Madrid...



Hemos disfrutado del encuentro entre CVX Francia y CVX España durante el fin de semana del 9 al 11 de septiembre, en el que a iniciativa de CVX F nos hemos encontrado para conocernos mejor, compartir nuestras experiencias sobre formación y organización comunitaria, sobre prioridades y procesos apostólicos, así como nuestras relaciones con la Iglesia y la Compañía de Jesús. Hemos mirado juntos la realidad europea de CVX experimentado la sintonía de vivir una misma vocación y confirmado nuestros deseos de acrecentar nuestros lazos. 

Como fruto de este compartir hemos acordado algunas líneas de colaboración concretas sobre todo en los ámbitos de la Misión hacia la Familia y en las Migraciones, y especialmente nos hemos propuesto apoyar el impulso de redes de colaboración europea en ambos campos para lo cual será necesario, entre otras acciones, facilitar el discernimiento a este nivel y el intercambio y cooperación de miembros de ambas comunidades en las actividades y proyectos.

Agradecemos una experiencia de comunidad internacional que nos anima y nos impulsa a ir adelante en nuestro compromiso CVX más allá de nuestro entorno, abiertos a colaborar con CVX en Europa.