29 febrero 2016

Mesa redonda en Granada en torno a la vocación laical

El pasado 18 de febrero el Centro Universitario Francisco Suárez, en colaboración con la CVX en Granada, organizó dentro del ciclo de los "Jueves Culturales" un panel con el título “Posibilidades, desafíos y preguntas en torno a la vocación laical en la Iglesia”.

La primera intervención corrió a cargo del teólogo y profesor de Eclesiología Diego M. Molina s.j., actual rector de la Facultad de Teología de Granada. Desde el ámbito teológico, Diego Molina trazó un interesante recorrido por la doctrina de la Iglesia en torno al laicado, exponiendo algunos de los retos que aún debe ser abordados por la teología y el Magisterio. Entre ellos, la cuestión de la identidad del laico, su vocación como tal y el desarrollo del ser eclesial. Sobre las posibilidades del laicado en la Iglesia, por otra parte, Diego Molina las concretó en la sacralización del mundo, la necesidad de un laicado organizado y la vivencia plena de la vocación, subrayando en todo caso la necesidad de desarrollar una teología del laicado hecha por laicos.


La segunda intervención corrió a cargo de María Dolores Díaz, miembro de la comisión nacional de educación del movimiento de los Focolares y profesora de filosofía en el Instituto Juan XIII de Granada. Lola Díaz presentó brevemente el movimiento al que pertenece, incidiendo en su origen y vocación eminentemente laical, para abordar posteriormente sus experiencias concretas desde una vocación consciente en el ámbito del trabajo con jóvenes tanto dentro como fuera del movimiento y concluir que el laico tiene un papel fundamental e indispensable en la relación entre fe y cultura.

Finalmente intervino Salvador Merino, miembro de CVX-Málaga y profesor de Matemáticas en la Universidad de Málaga y en la UNED. Su intervención se centró en la presencia concreta del laicado en la Iglesia a través de la participación de CVX-Málaga en la Delegación de Apostolado Seglar de la Diócesis de Málaga, en los ámbitos de organización y representación de los movimientos laicales, formación y comunicación. Salvador Merino insistió en la apertura y la complementariedad del movimiento laical, así como en la necesidad de desarrollar un trabajo cooperativo y visible en la Iglesia y en la sociedad.

Tras las intervenciones de la mesa, que estuvo moderada por Juan A. Macías (CVX-Granada), tuvo lugar un debate abierto al numeroso público asistente, en el que los ponentes pudieron profundizar en algunos de los puntos señalados.

A través del siguiente enlace se puede descargar la grabación sonora para su audición: