“Ser CVX en Europa”, despedida de Adelaida La Casta como eurolink

“Las tres personas divinas miraban toda la planicie o redondez de todo el mundo llena de hombres,…” “las personas, las unas y las otras; y primero las de la haz de la tierra, en tanta diversidad, así en trajes como en gestos: unos blancos y otros negros, unos en paz y otros en guerra, unos llorando y otros riendo, unos sanos, otros enfermos, unos naciendo y otros muriendo, etc…”
 
Tras la última Asamblea Mundial, el Consejo de CVX en España me pidió ser enlace con Europa. Allá, en Beirut, había podido conocer a miembros de las Comunidades europeas, tan diferentes entre ellos y con realidades y preocupaciones muy distintas. Pero poco sabía de lo que significaba ser Eurolink.
 
Comencé a pensar y a leer sobre lo que había sido hasta entonces CVX Europa. Y acepté el reto, confiada en que, siendo tanto lo que desconocía, el Señor me llevaría de su mano por esta Europa, tierra que fue de mirada amplia y corazón grande, de pueblos hermanos y fronteras abiertas, de derechos ciudadanos y democracias eternas que queremos recuperar.
 
Aquel otoño acudí a la Asamblea de CVX Europa, que se celebraba en un pequeño pueblo cerca de Munich, en plena Centroeuropa. Lo que más me impresionó fue la gran diversidad de rostros, procedencias, idiomas, historias personales, recorridos,… Conocí la pasión de los italianos y portugueses, la juventud de polacos y eslovenos, la hondura de franceses y belgas,… tantos colores y matices para una misma misión compartida. Al mismo tiempo reconocí la dificultad y el reto que supondría encontrar un mismo lenguaje y modo de hacer.
 
Mi misión como Eurolink desde aquel otoño de 2013 fue crear puentes entre diversos, entre nuestra comunidad y las comunidades en Francia, en Italia, en Portugal, en Suiza, en Polonia, en Eslovenia,… crear puentes y redes para la misión. Muchos me ayudaron, desde el Consejo, los Equipos Apostólicos, desde mi Comunidad Local… Inicialmente nuestra labor se centró en fortalecer la Red de Migraciones, junto con el nuevo Euroteam, pero CVX en Europa ha ido también profundizando en la misión con los jóvenes, en la familia,…
 
Como Comunidad de Vida Cristiana en Europa, reconocemos nuestra diversidad y la celebramos como una fuente de riqueza y progreso, y no somos ajenos a ello. Formamos parte de esa compleja realidad, diversa en lenguas y orígenes, en culturas y formas de vida.
 
Agradecemos compartir fe y misión con tantos miembros de CVX europeos que, con nosotros y como nosotros, desean ser comunidad profética que anuncie con su estilo de vida y su trabajo apostólico una Europa más justa, más humana, más solidaria y abierta.
 
Personalmente, me siento muy agradecida por haber visto y oido tanto evangelio en tantas personas y comunidades. Me siento muy esperanzada ante una comunidad que desea habitar las fronteras de Europa.
 
Desde hace unas semanas una nueva Eurolink, Sara Palacios, de CVX en Pamplona, liderará esta misión. Gracias de corazón, Sara, por continuar lo que otros empezaron, y que yo, mínimamente he intentado.
 
Te quiero, Europa. Te quiero, CVX en Europa.
 
Adelaida La Casta
CVX en Donosti