Primer Encuentro del P. General Arturo Sosa con la Prensa

Apenas un par de días después de su elección, el P. Arturo Sosa ha recibido a unos 70 periodistas en el aula de la Congregación General, su bautismo de fuego mediático como Superior General de la Compañía de Jesús. Le ha presentado el P. Federico Lombardi, quien ha mencionado que el nuevo General había sido miembro de la Congregación General 33, en 1983, en la que fue el delegado más joven. El P. Lombardi ha destacado las buenas relaciones que mantenía el actual General con su antecesor, el P. Nicolás, así como ha indicado que el P. Sosa es, efectivamente, el primer General de los jesuitas que no ha nacido en Europa.
 
En sus notas introductorias, el nuevo General ha afirmado que se encuentra en paz, incluso cuando no se esperaba ser elegido; que confiaba en Dios y que estaba dispuesto a servir a la Compañía de Jesús y a la Iglesia en su nuevo papel. También ha subrayado lo reconocido que estaba a su predecesor, el P. Adolfo Nicolás, que se había entregado por completo a su tarea. También ha añadido que el anterior General volvía a trabajar en la misión que le confiaría su superior, como todo jesuita que deja cualquier responsabilidad. Finalmente, el P. Sosa ha insistido claramente en que no esperaba que la Congregación en curso cambie ahora las orientaciones dadas por la Compañía en las últimas décadas, o sea, el servicio de la fe con la promoción de la justicia. Por lo demás, se siente la necesidad de dar con los medios mejores y más eficaces para llevarlo hoy a la práctica, en un mundo diverso y multicultural, y en un contexto que demanda todo tipo de colaboración.
 
 
Hemos contado con unos 40 minutos para las preguntas de los periodistas. Periodistas representantes de diversos países, entre ellos España, Chile, Argentina, Francia, Estados Unidos e Italia (por supuesto), le han planteado una docena de cuestiones.
 
La primera no ha sorprendido: ¿qué tendría que decir el General sobre la situación de su país, esto es, Venezuela? El P. Sosa ha reconocido que había pasado una gran parte de su carrera académica en el estudio y comentario sobre la vida política de Venezuela. Ha explicado brevemente que un país que no vive sino de los dividendos de un único recurso natural, en un sistema enteramente gestionado por el gobierno, no podía vivir fácilmente una verdadera democracia. Además, ha insistido en el hecho de que, una gran parte de la población espera que se tiendan puentes entre todos, de modo que un diálogo real permita la construcción de un futuro provechoso para todos.
 
Dos o tres preguntas tenían que ver con el Papa Francisco, a sus eventuales relaciones y, más ampliamente, a la vinculación entre el Papa y los jesuitas, puesto que estos tienen voto de servirle. También se ha preguntado al General si le gusta que se le identifique como “Papa negro”. A lo cual, ha respondido: “¡Claro que no!”. Ha precisado como, desde la fundación de la Compañía de Jesús, los jesuitas han querido responder a las peticiones del Papa para servir allí donde se les necesitaría, puesto que creen que, en tanto que pastor universal, el Papa tienen una visión universal de las necesidades. El P. Sosa también ha mencionado que había visto al Papa actual varias veces: en primer lugar, en la Congregación General 33, luego en el contexto de su trabajo con los centros sociales en América Latina -fue en Argentina-, y más recientemente en el marco de sus responsabilidades como Delegado del General para las obras y las casas internacionales romanas. Sus encuentros siempre han sido agradables y fructíferos.
 
También se ha interrogado al P. General sobre el modo de su elección, sobre las razones de la renuncia de su predecesor y sobre el hecho de su cargo vitalicio. También se le ha preguntado cuáles son sus prioridades y cuáles los principales desafíos a los que se enfrentan los jesuitas. Para cada respuesta, ha podido aclarar en público el sentido de su ministerio y el compromiso de los jesuitas para contribuir, humildemente, y por su vinculación con Jesús, a la construcción de un mundo que dé prioridad a cada ser humano.
 
Publicado el 18 de octubre de 2016 en la página web http://gc36.org/es/