22 septiembre 2016

Amigos y compañeros de Mambré y Nazaret compartieron la Fiesta del Sacrificio

El domingo 11 de septiembre, musulmanes de todo el mundo celebraron el Eid al-Adha, la Fiesta del Sacrificio, solemnidad mayor del Islam que pone fin al Hajj o Gran Peregrinaje. Con la Fiesta del Cordero o Tabaka, como también es conocida, los fieles musulmanes rememoran y celebran la misericordia del Dios de Abraham -Ibrahim, en la tradición islámica- ante la prueba de su fidelidad.
 

Con motivo de su celebración, un nutrido grupo de personas -entre participantes, colaboradores, familiares y amigos- de los proyectos Nazaret, de Cáritas Diocesana de Sevilla, y Mambré, de CVX Sevilla, acogieron ayer la invitación de los participantes musulmanes de ambos proyectos, que quisieron compartir fraternalmente con los compañeros y amigos este momento importante de su experiencia de fe. El acto contó también con la participación de miembros de Espacios Berakah.
 
El encuentro, apoyado conjuntamente por ambos proyectos, tuvo lugar en la Casa Mambré, con palabras de bienvenida que fueron pronunciadas por Inmaculada Mercado, voluntaria responsable del proyecto Nazaret y de la casa anfitriona, y por José Antonio Delgado, responsable técnico del proyecto Nazaret. Ambos recordaron el sentido y el compromiso de los proyectos con la hospitalidad, el acompañamiento y los derechos de las personas migrantes.
 
El agradable y tranquilo ambiente de convivencia que se disfrutó durante todo el encuentro, fue respaldado por Abou Traore y Moctar Diawara, participantes de Mambré y Nazaret respectivamente, que se ocuparon de una parte más formal en la que explicaron a los asistentes el significado, los momentos y la liturgia tradicional de la celebración. Con ello se dio paso, ya bien entrada la noche, a una parte más festiva en la que los asistentes pudieron degustar algunos platos típicos tradicionales de la fiesta, como asado de cordero y cous-cous, elaborados por los residentes en los proyectos, para finalizar con una animada sesión de cantes y bailes africanos.
 
 
El proyecto Nazaret de Cáritas Diocesana trabaja desde hace años en el acompañamiento a personas migrantes, mediante acciones de acogida, formación e inserción. Por su parte, la Casa Mambré, inaugurada el pasado mes de mayo como proyecto de hospitalidad y acogida, es un proyecto de la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) en Sevilla. Ambos proyectos, que colaboran estrechamente, son expresiones del compromiso de la comunidad cristiana con los derechos y la dignidad de las personas migrantes.