06 julio 2016

Artículo en entreParéntesis: “Fair Saturday: necesitamos el ‘no-poder’ de la belleza”

Fernando Vidal, de CVX-Galilea, escribe sobre la experiencia Fair Saturday que moviliza unidos a miles de creadores culturales y activistas sociales. Una celebración del no-poder: aquello que sólo puede ser conseguido poniendo corazón.
 
¡Un movimiento innovador! Sólo la belleza cambiará el mundo de verdad. Fair Saturday es el mayor evento cultural con impacto social del mundo. Es una celebración que clama superar el consumismo por la belleza de la solidaridad. No es extraño que haya sido premiado con uno de los más importantes galardones de innovación social (Twitter @noviasalcedo) y no cesa de sumar semana a semana más y más apoyos.
 
Las últimas décadas se ha hecho tristemente popular el estadounidense Black Friday. Tras la fiesta de Thanksgiving, cada vez más millones de personas alrededor del mundo se lanzan a la jornada más consumista del año: los precios bajan a su mínimo y se forman enormes colas que colapsan las superficies comerciales. El Viernes Negro es una borrachera del más obsceno consumismo en el que el neoliberalismo exhibe su rostro más salvaje.
 
Como alternativa, al día siguiente –cada Último Sábado de Noviembre– se celebra el Fair Saturday. En contraste con ese indecente consumismo del viernes, se defiende una apuesta clara por la Justicia. No se hace desde la culpabilidad ni lo negativo sino convocando a la belleza de la solidaridad. Este movimiento celebra eventos culturales por la Justicia en numerosas ciudades y, como signo, parte de la recaudación es además destinada a organizaciones sociales. La experiencia Fair Saturday moviliza unidos a miles de creadores culturales y activistas sociales. Dice un grafitero: “Yo pintaré por los qyue no tienen hogar”. Y un músico: “Yo tocaré por el planeta”. Una poeta: “Yo escribiré por la igualdad”. Una bailarina: “Yo actuaré por la infancia”. Y así, como en el cuento “El hombre que plantaba árboles” de Jean Giono, las semillas se extienden poco a poco por todos lados sean aldeas, barrios o el centro urbano; sean pequeñas galerías o escenarios o el gran teatro o museo de cada ciudad.
 
@FairSaturday es abierto y plural: un movimiento abierto en donde creadores culturales y ONG organizan su propio evento –o integran uno ya existente-, movilizan su localidad y se unen a la creación global. Es una gran siembra que planta belleza y cosecha Justicia. Fair Saturday abre una vía imprescindible: es necesario transformar el sentir de la gente respecto a la Justicia.
 
La cultura expresa las creencias, valores y sentimientos de una sociedad. La belleza es el orden del sentir y sin otro modo de sentir popular no es posible responder a los desafíos actuales de nuestro mundo. Las luchas por la Justicia no son de dinero sino que son básicamente culturales: transformaciones en la conciencia y el sentir de la ciudadanía. Las luchas culturales por la Justicia necesitan de iniciativas como Fair Saturday que den forma a un nuevo sentir común más solidario.
 
Ya sabemos que es sólo un día para cambiar el mundo a través del arte y la cultura. Puede que Fair Saturday no sea suficiente para cambiar todo el mundo pero puede cambiar su visión del mundo a muchas personas que ese día se unan a las celebraciones. Como dice el creador de Fair Saturday, el vasco Jordi Albareda, “lo más bonito de contar historias que acaban de nacer es que no sabes dónde terminarán” (Twitter @jalbareda). Necesitamos poner en marcha muchas más iniciativas de ésas que no está escrito cómo terminarán.
 
Frente al poder de los grandes gigantes comerciales, Fair Saturday es una celebración del no-poder: aquello que sólo puede ser conseguido poniendo corazón. Debemos apostar muchos más proyectos en lo que sólo puede ser logrado por amor. Es lo único sostenible. Nada violento puede perdurar. Todo lo frívolo acabará pereciendo o en ridículo. La belleza es la razón del corazón y es en ese corazón de cada ciudadano donde ganan o pierden las grandes causas de nuestro mundo. Hagamos un “sábado justo”, Fair Saturday: ¿tu ONG ya ha movido un evento para ese último sábado de noviembre? ¿Tu grupo o institución artística o cultural ya se ha unido a esa gran celebración global? Si dependiera del poder llegaría lejos pero como depende del no-poder que ponemos todos puede alcanzar cosas que parecen imposibles. Empieza en ti y empieza aquí: Fair Saturday
 
Más información: