19 junio 2016

Cuando la adversidad se convierte en oportunidad y la esperanza se abre camino

En la tarde del sábado 11 de junio, CVX en Sevilla compartía con gran tristeza por Facebook el comunicado oficial de Ichthys Cristianxs Lgtbh-Sevilla sobre la suspensión, por parte del Arzobispado, del encuentro oracional de Ain Karem por las víctimas de la exclusión, que se iba a celebrar esa noche a las 21:30 en la Iglesia de Santa María la Real de Sevilla.
 
Crónica breve de un bonito sábado de oración
 
Acostumbrados ya a que se nos prohíban las cosas más inverosímiles, y después de lamentar que alguien no hubiera leído la lectura de hoy domingo, nos pusimos a trabajar la esperanza y a dar rienda suelta al Espíritu para que se luciera y nos fuera mostrando el camino.
 
Comenzamos la tarde con una íntima reunión entre Ain Karem, varios miembros de CVX Sevilla y lxs componentes de Ichthys.
 
Durante un rato rico en matices compartimos experiencias e ilusiones, fe y vida.
 
Después nos fuimos a orar, como estaba previsto, pero donde menos lo esperábamos, porque cuando se cierra una puerta siempre se abre una ventana.
 
Ya una vez nos prohibieron orar por que la homofobia desaparezca de este mundo, y tuvimos que hacerlo en un taller de circo, de prestado, y protegidos por la policía porque recibimos amenazas por... ¿por ser diferentes?
 
Pero oramos, como el sábado en la noche. Oramos cantando y fue espectacular sentir cómo el Espíritu soplaba fuerte sobre nuestras cabezas dejando un fuego enérgico, arrancando tristezas y fortaleciendo nuestro compromiso con esta Iglesia que es nuestra, de todas y de todos. Pese a que muchas veces nos duela.
 
Publicado en Facebook de Ichthys Cristianxs Lgtbh de Sevilla
 
La Alegría de celebrar "todxs y juntxs", unidos en el Amor de Dios "que nos hizo de todos los colores"…
 
Cuando la adversidad se convierte en oportunidad y la esperanza se abre camino, cuando la diversidad es riqueza y no amenaza...
 
Millones de razones para dar gracias al Señor por lo vivido ayer en oración con Ain Karem.