02 febrero 2016

Comunicaciones sobre situación de Esteban Velázquez SJ y proyecto Nador

Desde el Equipo Migraciones de CVX España nos remiten dos recientes comunicaciones referentes a la situación del sacerdote jesuita Esteban Velázquez al que el 11 de enero le fue denegada la entrada en Marruecos:
 
Una es la carta abierta de Monseñor Agrelo, responsable último del proyecto que gestionaba Esteban como responsable de la Diócesis de Tánger de la que depende Nador (publicada en InfoSJ):
 
 
La otra es un posicionamiento de las entidades del tercer sector que trabajan en ámbito de las migraciones en nuestra frontera sur enmarcadas en Migreurop:
 
LAS ORGANIZACIONES DE MIGREUROP EN ESPAÑA PIDEN LA INTERVENCIÓN DIPLOMÁTICA ESPAÑOLA TRAS LA EXPULSIÓN DE ESTEBAN VELÁZQUEZ POR PARTE DE MARRUECOS
 
El pasado 11 de enero al sacerdote jesuita Esteban Velázquez le fue denegada la entrada en Marruecos y requisado el permiso de residencia marroquí del que era titular cuando intentaba entrar al país vecino a través de Melilla. Este religioso católico ha sido el responsable en Nador de la Delegación de migraciones del Arzobispado de Tánger desde hace 3 años, durante los cuales se ha destacado por la defensa de los derechos fundamentales y la atención humanitaria de las personas migrantes y refugiadas  que se encuentran en tránsito en el norte de Marruecos como etapa final de su periplo migratorio hacia Europa. También realizaba una importante labor de inclusión social con los jóvenes marroquíes en riesgo de exclusión de la región.
 
Esta prohibición de entrada a una persona que se destaca por su trabajo en defensa de los Derechos Humanos nos parece enormemente seria porque muestra que, a pesar de determinados gestos llevados a cabo por el Estado marroquí en los últimos tiempos como representativos de una apertura democrática, libertades tan básicas como religiosa, de conciencia y de expresión están muy lejos de ser una realidad en su territorio. La actividad de Esteban Velázquez en Marruecos se ha centrado en la defensa de los derechos de las personas migrantes y refugiadas, en atenderlas desde el punto de vista humanitario, así como en la promoción social de las personas marroquíes más empobrecidas.
 
Seguir leyendo: