20 enero 2016

Noticias en clave Hospitalidad

Luego de este fin de semana en el que  hemos tenido diversos momentos comunitarios, entre ellos la visita de María Morales, enlace del equipo de Migraciones de España, Eucaristía y encuentro con toda la comunidad el sábado 16 y la celebración  el domingo en la Jornada Mundial de la personas migrantes y refugiadas, os escribo como parte del Equipo de Migraciones de CVX en Sevilla para ir haciéndoos parte de nuestra ilusión y búsqueda en clave de Hospitalidad.

Los deseos de sumarnos a la Comunidad de hospitalidad Mambré que habían puesto en marcha desde el 2008 dos familias de la comunidad con el apoyo de la Compañía de Jesús y en el que participamos de diversas maneras, los veníamos compartiendo en el último año en el equipo.  Cuando vimos que era el tiempo de dar un paso más hemos presentado la propuesta en la última Asamblea local de tal forma a implicar a todos en la deliberación iniciada. La respuesta fue muy positiva y de confianza y recibimos el mandato de avanzar en la elaboración del Proyecto.



La Comunidad de hospitalidad Mambré tiene como objetivo la acogida y acompañamiento de personas inmigrantes y refugiadas en un espacio con las dimensiones y características de una comunidad familiar, tiene dos modalidades de acogida:

  • Red Mambré de familias acogedoras. Familias que abren sus casas para acoger temporalmente a personas inmigrantes y refugiadas en clave de hospitalidad. Actualmente existen cuatro familias que acogen o están abiertas a acoger. 
  • Casa Mambré. Casa de acogida en la que algunas personas de la comunidad CVX  conviven con inmigrantes y refugiados y otras, aunque no vivan en la casa, acompañan personas y procesos con una dimensión de comunidad de hospitalidad. Actualmente hemos elaborado el Proyecto y estamos en la búsqueda de posibilidades diversas de vivienda para ponerlo en marcha.
La Comunidad de Hospitalidad está inspirada en el deseo de ser un espacio de acogida desde una clave de horizontalidad, desde el respeto a la diversidad y el agradecimiento por los dones y carismas personales que podemos compartir.

Queremos que sea un espacio de encuentro que ayude a ir derribando fronteras, que sea también de contraste, en el que intentamos que  las relaciones se basen en la confianza y la colaboración, en la solidaridad y en el acompañamiento mutuo, en una forma responsable y sostenible de usar los bienes, intentando dar testimonio de que otro mundo es posible.

Las organizaciones con las que nos coordinaremos para la acogida son el Proyecto Nazaret de Cáritas Diocesana de Sevilla y la Asociación Claver SJM de la cual somos promotores y la propuesta está en la línea de lo que propone el Apostolado Social de la Compañía de Jesús,  intentar llegar a donde otros no llegan, compartiendo con personas que se encuentren quizá ya en una fase de mayor autonomía, aportando para la inserción y convivencia, desde el acompañamiento, pero sobre todas las cosas, dejarnos tocar e interpelar por la experiencia del encuentro con el otro. 

Para todo el Equipo que lo conformamos aproximadamente unas doce personas, este tiempo está siendo precioso, intenso, no falta la sensación de "cierto vértigo" sobre todo de no saber responder a la complejidad de lo comunitario, pero vemos que es una gran oportunidad de mayor servicio, así que queremos que nadie se sienta fuera, que sigamos avanzando juntos y que sepamos vivir la fraternidad. Seguramente no lo haremos todo perfecto, pero sí pondremos el corazón, así que a confiar en que la obra es de Jesús, nosotros simplemente vasijas de barro en sus manos. Más allá de los resultados, sentimos que el proceso en sí mismo tiene un gran valor. Agradecemos especialmente el cariño e ilusión de todos, el cuidado que nos brindan al equipo y también el deseo de la Compañía de Jesús de que podamos articular un proyecto conjunto. La presencia en la PAL de Andalucía y la Comisión de Hospitalidad es clave para que esto se vaya dando.

Para nosotros es muy importante no perder la dimensión de vida interior que será la que sostenga el proyecto y por tanto, también ir viviendo la comunión a través de la oración,  estamos convencidos de que es necesario ampliar la mirada y trabajar arduamente en construir pequeñas experiencias a contracorriente, y una de ellas es la hospitalidad, como antídoto al miedo y a la falta de humanidad.

Sylvia Villalba
Enlace de Migraciones
CVX en Sevilla
http://cvxsevilla.blogspot.com.es/