05 enero 2016

Derribar tabiques, abrir puertas

Aproximación a la Asamblea 2015 de CVX Forum en Barcelona

Hace ya un mes nos reunimos toda la comunidad para poner en común nuestro camino de los últimos cuatro años y compartir la reflexión personal que hicimos cada uno durante el verano, en el cual se nos proponía meditar sobre nuestra vocación personal, la vida comunitaria y la misión.

Comenzamos la mañana con una oración “Señor quedate con nosotros durante todo el día, guía todas nuestras acciones, palabras y pensamientos…”, sintiñendonos en manos del Señor comenzamos el día con ilusión.

Carles Ribalta nos hizo un recorrido por los últimos cuatro años, explico  que nos ha movido en este tiempo, nos recordo lo que habíamos trabajado, el simbolo del árbol, ser piedras vivas, el proyecto Saxum, también reflexiono sobre una realidad, cada vez somos menos en la comunidad… esto nos sugiere  algunas preguntas ¿como ser más acogedores?, ¿por qué las personas no permanecen?. También nos interpelo su  reflexión sobre el Casal Loiola y la CVX. “Tenemos dentro del Casal todo un Proyecto Apostólico, que podemos hacer? ¿Qué y como podemos ir creciendo en sentimiento de pertenencia a CVX? ¿A qué nos llama el Señor aquí y ahora?”




Albert Tarradellas de la Comunidad Sagrada Familia, fue invitado a compartir con nosotros el “Principio y Fundamento en su vida”, comenzaba así:  “¿PARA qué estamos aquí? ¿PARA qué de nuestra comunidad? Vamos al Principio y Fundamento (EE23) para pararnos en nuestras raices”…. Su  compartir nos emocionó, porque lo explicó desde el corazón y su experiencia viva nos invitó a que cada uno fuéramos dibujando mentalmente el árbol de la vida, las personas y momentos que lo han hecho crecer. “Mirar el mundo y vivir en el mundo…cada uno de nosotros somos una puerta abierta para los otros”.

La Eucaristía al medio día, nos llamaba a poner a Jesús en el centro de nuestras vidas, de la Comunidad. Jaume en la homilía nos decía, “Estamos atados por los ambientes, costumbres, miedos, pero ¿Cuál es nuestra misión fundamental?, estamos invitados a ser libres para liberar a los otros, haciéndolo con ilusión, sin miedo, comprometidos con los hermanos en Jesús.” Nos acompañaron miembros de la Comunidades de Sagrada Familia, Clot, Berchamns, La Vinya-Galilea y el presidente de CVX Catalunya.

También tuvimos dos visitas inesperadas, a través de unos videos, José María Galán desde CVX-E nos invitaba a crecer en la relación interna, en la relación con las otras comunidades de Catalunya, de España y con el resto del mundo, que tengamos capacidad de apertura, de servicio y de incidencia en los problemas que encontramos ahora en nuestra sociedad y que lo hagamos siempre desde nuestra unión a Jesús”. Mauricio López desde la CVX Mundial nos llamaba a que abramos el corazón, a que nos sintamos invitados a salir hacia las fronteras, a que tomemos lo mejor de la Espiritualidad Ignaciana que nos ha sido regalada como Gracia para llevarla hacia afuera, que no tengamos miedo de salir y encontrarnos con otras realidades y responder a ellas.

Hubo un momento para recordar y hacer presente a Francesc Padrosa sj, que nos acompaño y cuido por tantos años y  también un momento para agradecer a Jaume Avellí sj, su tiempo por la comunidad, por su entusiasmo y disponibilidad. A partir de ahora nos acompañará Silvestre Falguera sj, bienvenido!

El plenario y la propuesta de colocarnos en círculo para vernos, fue un signo de sentirnos más en comunión, compartimos lo que pensabamos con libertad y nos escuchamos. Un sentimiento de profundo agradecimiento por cada una de las personas que forman y han formado parte de la comunidad.

La sensación con la que algunos nos quedamos es que comienza un período de estar en “modo reforma”. Algunos no lo veían claro,  otros decían “hagamos un proyecto, hay que hacerlo”, otros ya querían ponerse a “derribar tabiques”. Que el deseo de dar respuesta a la llamada del Señor desde la realidad en la que estamos insertos nos ponga en movimiento y nos abra a estar disponibles al sueño que el Señor tiene para cada uno de nosotros.

Que seamos una comunidad de puertas abiertas, que estemos disponibles para servir allí donde más nos necesiten, que crezcamos en relación y que el Señor  nos ayude abrir las puertas, abrir el corazón y salir a las fronteras sin miedo.


Gracias Señor por tanto bien recibido!