Tiempo para lo esencial: el Reloj de la Familia en Granada

Crónica de El reloj de la familia en Granada

Los días 14 y 28 de marzo tuvimos la gran suerte de poder asistir en familia a las dos primeras sesiones del reloj de la familia de tres que serán en total.

Asistimos tres matrimonios de la CVX de Granada y uno de Almería. Nos acompañaron otros dos matrimonios venidos de Málaga. Decimos que nos acompañaron, porque no me cuadra decir que “nos dieron el taller” y mucho menos que lo impartieron por el grado de implicación que mostraron. Gracias otra vez, Susana, Víctor, Rocío y Paco.

Compartimos vida, oramos juntos y por separado, contemplamos la historia de gracia de nuestras respectivas familias, reímos, nos emocionamos y sentimos la presencia del Espíritu en medio de nosotros a lo largo de la jornada.

Es difícil describir qué es el reloj de la familia. Quizá es más fácil empezar diciendo qué no es: no son charlas (aunque se habla), no es terapia familiar (aunque salimos reconfortados), no busca la solución de un problema concreto de la pareja o de la familia (aunque sí podría mejorar cosas específicas), y tampoco es un cursillo de formación (aunque se aprende). ¿Qué es entonces?

Es verdad que uno tiene la impresión de que se trata de una adaptación de los ejercicios ignacianos al formato de taller con una metodología muy sencilla y amena. Pero al mismo tiempo, decir esto, no da cuenta de lo que esta herramienta hace posible. Al menos para las familias que hemos asistido estos días supuso empezar por darnos cuenta (una vez más) de lo agradecidos que estamos por los pasos dados hasta aquí como familia, que no es poco. Algo que suele suceder en todas las familias es que, a lo largo de los días, hablamos y hablamos de tantas cosas cotidianas que no dejamos tiempo para hablar de lo esencial. Esto es lo esencial.

Comenzamos presentándonos (este sencillo momento en sí ya fue especial, cargado de memoria agradecida y de esperanza en el futuro), después hicimos una oración preparatoria y a continuación nos expusieron cómo serían las sesiones: 7 tiempos en tres sábados.

Comenzamos con los tres primeros tiempos:

1.- Panorama general de la familia: unos textos para leer sin prisa y un fragmento de película a modo de contemplación. Casomai de Alessandro d’Alatri.

2.- Historia de gracia de tu familia. Textos para sentir y gustar y unas fichas para orar/reflexionar; primero individualmente, después en pareja y luego poner en común.

3.- El proyecto de familia. Más textos y… otra peli: dos fragmentos de Un lugar donde quedarse. Un gráfico para reflexionar/orar individualmente y en pareja y después volver a poner en común.

El segundo día continuamos con el 4º tiempo: decisiones y libertades: Un fragmento de Una mente maravillosa. Textos acerca de la manera de tomar decisiones en familia. Modos de proceder: ¿uno?, ¿1+1?, ¿cada uno por su lado? Mmmm. Mejor discernimos en familia.

Para acabar evaluamos cada jornada. La palabra más repetida: gracias.
Gracias, gracias, gracias.

Estamos disfrutando.

Comentarios