INRI: un mal titular para una buena noticia

Por desgracia, no podemos pasar de puntillas por la cruz.
Quisiéramos que llegara la vigilia pascual,
ahorrándonos ese sábado silencioso y rutinario, vacío.
Tenemos prisa porque pase nuestro cáliz.

Y sin embargo, Dios está ahí,
justo donde no queremos mirar.
Cuando miramos, encontramos el Misterio,
nos hacemos frágiles y vulnerables.

No queremos.  
Porque ahí, no hay respuestas.
A veces no hay ni sentido.
Pero Tú, estás.

Hoy tu Evangelio,
tu buena noticia,
pasa por horas bajas.
También le han puesto un cartel
que habla mal de él.
Y sin embargo,
el buen ladrón se alegró
de encontrarte ahí,
precisamente ahí.

Seguro
que en ese lugar oscuro y triste
donde ahora te encuentras,
Jesús está,
en otro que también sufre
y espera
poder creer la Buena Noticia
que también habita en la cruz.



Comentarios