26 diciembre 2014

Celebrando la alegría de lo nuevo que nace en nuestras vidas: Navidad en CVX Valladolid


El sábado 20 de diciembre hemos celebrado nuestra tradicional Eucaristía de Navidad en CVX Valladolid. Un tiempo para compartir lo que ha sido este primer trimestre del curso y para celebrar los Compromisos Temporales de dos de nuestros compañeros.


El primer momento de la tarde lo dedicamos a poner en común algunas de las actividades, proyectos y ocupaciones que hemos tenido en estos meses tanto a nivel personal como comunitario. Hubo tiempo para compartir las nuevas vivencias familiares, los encuentros de formadores y del Reloj de la Familia a los que hemos asistido, el retiro de la PAL de Valladolid y algunas nuevas situaciones y proyectos laborares. Todo ello desde el querer compartir lo bueno y lo difícil de las misiones de cada uno. Intentado apoyar a cada uno en sus tareas diarias. Haciendo un poco de todos los trabajos y preocupaciones de cada uno, y cómo no también sus alegrías.
A continuación nos reunimos en torno a la Eucaristía para celebrar, como nos recordó Vicente Aznar, la alegría de todo aquello que va naciendo nuevo en nuestras vidas. Pusimos en el altar todo eso que habíamos estado compartiendo en nuestra reunión, y que constituye "la urdimbre de la tela que tejemos en la PAL" (símil que proviene de la tradición familiar de nuestro asistente). Misiones y presencias de CVX en Valladolid que sirven para dar consistencia a la PAL y a relacionar entre sí a las distintas obras. También en la Eucaristía pudimos celebrar los Compromisos Temporales de Silvia y Jorge, que expresaron públicamente su deseo de seguir creciendo en su seguimiento de Jesús en esta comunidad de CVX. Es sus propias palabras: 

"Siguiendo las huellas de María, quiero decir SI, seguir buscando la voluntad de Dios, preguntándome cada día ¿qué quieres de mi? ¿cuál es mi nisión? y buscar el camino  para centrarla como opción de vida según el estilo de CVX. 

Quiero decir SI, ser una cristiana comprometida, que mi vida pueda hablar de Dios, desde la sencillez y la humildad. Al lado de los que sufren, y defendiendo los derechos de las personas más vulnerables: construyendo Tú Reino Señor."

"Creo que es un privilegio formar parte de una comunidad que también está creciendo vivamente en una línea que me encanta y que me ayuda: más compromiso social y más espiritualidad, más cariño y más vida compartida, pero sobre todo más estar cada uno en su realidad cotidiana y familiar. 
En definitiva, la CVX hace más fácil mi deseo de seguir a Jesús. Un “más” (magis), que cada vez tiene menos de exigencia y más de profundizar y compartir.
Está claro que la comunidad y cada uno de vosotros sois un regalo de Dios para mi vida. por eso me brota un agradecimiento profundo a todos y una alabanza gozosa al Señor."

En definitiva una tarde para compartir mucha vida y que como siempre en la merienda tiene su broche final poniéndonos al tanto de tantas pequeñas cosas del día a día que son lo que nos va construyendo como cristianos y como comunidad.